Categorías
Articulos

Solidaridad al palo

Existe una guerra despiadada por las vacunas entre los países poderosos, una guerra desatada por la urgencia, por la emergencia de la pandemia de poder asistir a sus poblaciones.

Los laboratorios en su afán de conseguir contratos prometieron el oro y el moro, mientras que en la actualidad están desbordados porque su producción no alcanza para cumplir los pactos.

También los países hicieron cálculos de tiempos de vacunación a su población que tampoco pueden cumplir con o sin vacunas.

¿Soberbia, improvisación, falta de antecedentes? Todo junto

El efecto más dañino es la esperanza depositada por la población mundial de vacunarse.

Ante tales situaciones complejas, una pequeña lucecita se prende desde Argentina: nuestro avión de bandera trae 21000 dosis para la hermana Bolivia.

Para algunos parece poco, insuficiente, etc. aunque el gesto es enorme en términos de poner delante la solidaridad valor escaso en estos tiempos

Gesto enorme ante países opulentos que contrataron vacunas (que no les llegaron aún) para dos veces su población

Gesto enorme que marca una señal incómoda para muchos detractores de la Patria Grande

Gesto enorme que no acaba aquí, sino que nuestro gobierno está haciendo negociaciones para que países de nuestra región puedan conseguir contratos, etc.

Gesto enorme que no debemos pasar por alto, Argentina está dando un ejemplo significativo ante el mundo que muchos se encargarán de ningunear, de omitir.

Como parte del movimiento nacional y popular debemos saludar y sentirnos orgullosos

Cristina Campagna 28/01/2021                     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.